01 de agosto de 2022.- Observatorio Financiero del Consejo General de Economistas. El Consejo General de Economistas mantiene su previsión de crecimiento para este año en el 3,9%

    El crecimiento del 1,1% del segundo trimestre ha superado las previsiones gracias al tirón del consumo, animado por el turismo que se prevé alcance la cifra de antes de la pandemia

     El empleo sigue respondiendo, siendo  ahora el sector privado quien contribuye en mayor proporción que el público, y sobre todo en el sector servicios.

    La debilidad del euro y la alta inflación en Europa (8,9%) harán que siga la escalada de tipos por parte el BCE

    OBSERVATORIO FINANCIERO, 1 DE AGOSTO DE 2022

    Los datos adelantados de contabilidad nacional correspondientes al segundo trimestre de 2022 publicados por el INE reflejan un incremento trimestral del PIB del 1,1% frente al 0,2% del trimestre pasado, y del 6,3% respecto al segundo trimestre de 2021. Este crecimiento ha superado las previsiones gracias al tirón del consumo, en tasas negativas en el trimestre anterior, fundamentalmente el de los hogares, 3,2%, y animado por la temporada turística que se prevé que alcance la cifra prepandemia. También el sector industrial y el relacionado con la información y las comunicaciones han tenido un buen comportamiento en el trimestre. La evolución de los principales indicadores ha sido la siguiente:

    Respecto al trimestre actual, se espera un crecimiento en torno al 1% gracias fundamentalmente al sector servicios motivado por la campaña de verano. Se está constatando el buen comportamiento del turismo, así como del comercio y la hostelería, repercutiendo como no puede ser de otra forma en el empleo. Sin embargo, sí se espera una cierta recesión en el cuarto trimestre del año y primero de 2023. Esto nos hace mantener nuestra previsión de crecimiento en el 3,9% para este año y en torno al 1,7-1,8% para 2023.

    La situación europea es más débil en el contexto mundial por la cercanía de la guerra de Ucrania y el corte de los suministros. En la zona euro, el PIB ha crecido en el segundo trimestre el 0,7%, siendo España el país que más ha crecido (+1,1%), seguida de Italia (+1,0%) y Francia (+0,5%), mientras que en Alemania el crecimiento se ha estancado (0,0%).

    De acuerdo con los datos adelantados por el INE, el IPC del mes de julio se ha reducido en 0,2%, aunque en tasa interanual se sitúa en el 10,8%, seis décimas por encima de la registrada en junio, mismo incremento que la inflación subyacente, que se sitúa en el 6,1%. Dada la situación actual, la previsión de crecimiento del IPC medio en 2022 es del 8,3%.

    La inflación de la zona euro en julio se ha situado en el 8,9% interanual y la subyacente en el 5% interanual, 1,9 y 1,1 puntos inferiores respecto a la española. Esta subida de precios supone un encarecimiento de las importaciones europeas, mientras que las importaciones de materias primas, la mayoría nominadas en dólares, se ven afectadas además por el tipo de cambio.

    La debilidad del euro y la alta inflación en Europa (8,9%) harán que siga la escalada de tipos de interés por parte el BCE, aunque, al tratarse de una inflación de oferta, la subida de tipos es una política menos eficaz que si fuera de demanda, pero, a pesar de ello, es el único resorte que tienen a mano de los bancos centrales dada la falta de control sobre las políticas fiscales.

    El paro en el segundo trimestre se ha reducido en 255.300 personas y se han creado 383.300 empleos. La cifra total de ocupados (20.468.000) es la más alta desde el tercer trimestre de 2008, y la cifra total de parados (2.919.400) es la más baja desde esa fecha, siendo  el sector privado quien contribuye en mayor proporción (4,82%) que el público (0,42%) en el último  año. Por sectores, cabe destacar el  de Servicios (693.300 ocupados más), Industria (111.500) y  Construcción (13.400), mientras que baja el de Agricultura (–21.700).

    Esto hace que seamos optimistas con la estimación de la tasa de paro a final de año, que estimamos se sitúe en torno al 12,4%, rebajando nuestra estimación en 0,8 puntos debido al incremento de la actividad económica en el trimestre, así como a los efectos de la reforma laboral, en concreto con la implementación de los contratos fijos discontinuos en sectores como la hostelería y la restauración

    La productividad por puesto de trabajo en el segundo trimestre ha crecido en tasa interanual el 1,3%, y por hora trabajada, el 2,5% frente al trimestre anterior –que tuvo un decremento del 1,1%–, pero sigue siendo baja respecto a otros países europeos, que, unido al diferencial en el índice de precios anteriormente citado, hace que la economía española sea menos competitiva.

    Hay que resaltar el peor comportamiento en el último mes de la bolsa española respecto a otras bolsas europeas y americanas, al estar viéndose más afectada por las medidas impositivas adoptadas por el Gobierno, fundamentalmente el IBEX donde tienen un gran peso las empresas del sector financiero y eléctricas.

    En relación con la política monetaria, el aumento de los tipos de interés, aunque ya descontado desde hace meses, también ha tenido un efecto en las empresas y en la bolsa. Tanto el endeudamiento del sector público como el privado, se va a encarecer con la subida de los tipos de interés de referencia y afectará a las cuentas de resultados de las empresas y, cómo no, a las cuentas públicas, debiendo destinar más presupuesto al pago de la deuda. En este sentido, hay que reconocer que en los últimos años se ha conseguido que el coste medio de la deuda esté  por debajo del 2%  y se haya alargado el plazo de vencimiento de la misma, aunque se mantiene en un nivel muy alto (117,04% en mayo),  aunque se estima que a final de año se sitúe en torno al 115,3%, 6 décimas menos que en nuestra estimación anterior.

    CUADRO DE PREVISIONES: