Lisboa. 28 de septiembre – Los economistas de España y Portugal se reúnen en Lisboa

    Durante el IV SEMINARIO IBERICO DE ECONOMISTAS, el presidente del Consejo General de Economistas, Valentín Pich, ha señalado:

    “España no puede permitirse que su imagen internacional se vea dañada por la situación política”

     rui-leao

    28 de septiembre de 2016.- Los economistas de España y Portugal se han reunido en Lisboa para celebrar el IV Seminario ibérico de economistas, seminario organizado por el Consejo General de Economistas español y la Ordem dos Economistas del país vecino.

    El encuentro hispano-portugués de economistas ha sido inaugurado por el bastonário de la Ordem dos Economistas de Portugal, Rui Leão Martinho, y por el presidente del Consejo General de Economistas de España, Valentín Pich, y clausurado por el embajador de España en Portugal, Juan Manuel de Barandica.

    Por parte española han intervenido, además de Valentín Pich, los economistas José-María Casado, Ramón Tamames, Juan Ramón Cuadrado Roura, Miguel Ángel Vázquez Taín y Joam José Santamaría. Por Portugal, intervinieron Rui Leão Martinho y los economistas Luis Mira y Ferando Teixeira. También participó en el Seminario el presidente de la Cámara de Comercio e Industria Luso-Española, Enrique Santos.

    El presidente del Consejo General de Economistas, Valentín Pich, ha pasado revista a la situación económica española. Durante su intervención, Pich ha puesto en evidencia la importancia de la acción política y de la regulación normativa encaminada a apuntalar el crecimiento como condición imprescindible para reducir la cifra de desempleo.

    “La política hay que entenderla como un medio y no como un fin” –señaló Pich, quien añadió–: “No dudo de la buena voluntad de todos los actores, pero habría que insistir en que la búsqueda del poder solo cabe si luego este se emplea para gestionar con eficiencia”. El presidente del Consejo General de Economistas ha manifestado que la situación actual de nuestro país dista mucho de ser la deseada. “Con el endeudamiento que tenemos y la elevada cifra de desempleo, España no puede permitirse que su imagen internacional se vea dañada por la situación política que estamos viviendo” –ha concluido Pich.

    Por su parte, el bastonário de la Ordem dos Economistas de Portugal, Rui Leão Martinho, ha indicado que “la principal preocupación de Portugal es el retraimiento de las inversiones públicas y privadas. Con el nuevo Gobierno se ha retrocedido con respecto a todas las medidas que tomó el Gobierno anterior a este respecto, lo que está provocando que los inversores estén perdiendo la confianza”.